Nuestro Densho

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasNoticias

Regla (Okite)

Heiho Kishomon, también llamado Kishô o Seishi

UCHI-DESHI es la transliteración de una palabra compuesta japonesa, cuyo significado más general es «alumno interno» (que vive donde estudia).

Dentro de la cultura Koryu Bugei japonesa, y según el Bugei Ryu-Ha Daijiten (el Registro de las Antiguas Escuelas Clásicas (Ryu-Ha) que originalmente se llamó Bugei Ryu-Ha Jiten), Uchi refiere al concepto «adentro» y Deshi refiere a «aprendiz», «discípulo», en contraste con los otros estudiantes, que son referidos como «Soto-Deshi» o «Seito» (literalmente «alumno externo»), es decir, que alude a un estudiante común, ajeno a la enseñanza directa del Sho Daï, Daï-Sosho o Doshi, siguiendo clase en horarios regulares.

Dicho registro determina que cuando un Sensei (Sho Daï, Daï-Sosho o Doshi) permite a uno o más alumnos ser Uchi-Deshi, estos adquieren estatus de «discípulo». De este modo, el Sensei deposita en su Uchi-Deshi una confianza especial que constituye un camino de doble vía, el primero elige dedicar un tiempo en particular para formar exclusivamente a aquellos que ha elegido, y los segundos ponen todo su tiempo disponible, lealtad y predisposición, ya que consideran un honor dicha elección.

Teóricamente es una manera de recibir un entrenamiento intensivo, aprender más y mejor los pilares y las técnicas, así como una manera de conocer la filosofía y criterios de vida de su Sensei, que pueden revelar aspectos más profundos de sus enseñanzas si se está atento a ellos.

En la práctica hay distintas modalidades. Unas Escuelas están más institucionalizadas y tienen un «Programa» dedicado para Uchi-Deshi, de modo que generalmente se tiene más contacto con instructores (Chûden, Okuden, Kaïden) que con su Sho Daï, Daï-Sosho o Doshi, recibiendo sólo adiestramiento técnico (Sobu-Jutsu) en otros casos (los menos). El contacto es tan directo que se termina teniendo casi deberes de secretario, realizando tareas administrativas de la Ryu-Ha, hasta cumplimentando los mandatos del Sho Daï o de su Daï-Sosho o su Doshi, es el llamado Jikisan Uchi-Deshi o Bessiki-me Uchi-Deshi.

Aunque en la mayoría de los casos se inicia y se concluye con práctica del entrenamiento físico Goken, Juken y Seiken, el resto del tiempo se dedica a hacer las tareas de aprender en profundad el Dōjō (Historia, Filosofía, Medicina, Meditación) como Rama, ya que al llegar a Menkyo-Kaïden (Maestro de Transmisión Plena) quedarán desligados de su Sensei, pudiendo expresar sin variarlo el Arte o Escuela como mejor la sienten.

Los Menkyo-Kaïden que son Daï-Sosho (Primer Maestro o Gran Maestro Asistente Personal del Sho Daï) o Doshi (Maestro Principal de Rama) han recibido la autorización de abrir Dōjō (Escuela), lo que conlleva dedicar los Uchi-Deshi a ello mayor tiempo personal, pues se considera su enseñanza como Legado.

Una vez que el Maestro (Sensei) lo aceptaba como Discípulo Interno (Uchi-Deshi), algo laborioso y que, por supuesto, no era en todos los casos, tomaba el nombre de nyumon-sha, que significa “aprendiz aceptado” o “el que ha entrado para comenzar su aprendizaje”. Ello, claro está, después de un período de observación y análisis que, en la mayoría de los casos y a través de pruebas desconcertantesa, conseguía la confianza del Maestro.

Cuando uno deseaba aprender en una Escuela Koryu de Artes Marciales, Koryu Bugei o Koryu Bu-Jutsu, se le exigía que firmase el Kishô o Seishi como prueba de seguir fielmente a la Escuela y lealmente a su Maestro. Era pues jurar a los dioses que se dedicaría devotamente a la Práctica, a seguir la Tradición de la Escuela, a guardar los Secretos de la Escuela y a guardar estrictamente los Documentos confidenciales de iniciación, incluso ante los familiares.

Kôtei Chûshin 孝悌忠信 (Kôtei: obediencia a padres y maestros) – (Chûshin: Lealtad sin intenciones ocultas). Es decir, saber quién era su Maestro, no cuestionar sus enseñanzas y seguirle con rectitud como parte fundamental del Camino. Si el juramento se quebraba alguna vez, sería castigado por los dioses.

Para probar que empeñaba su alma, se hacía un corte en el dedo y sellaba con su propia sangre (Keppan: un juramento de sangre). Los dioses a los que se hacía el juramento eran los dioses en los que él creía, lo cual representaba su sinceridad. Después de convertirse en Uchi-Deshi, debía respetar fielmente a su Maestro y no podía mantener un combate sin su permiso y desprestigiar a su Escuela.

Sin licencia para enseñar otorgada por del Sho Daï o de su Daï-Sosho o su Doshi, su Maestro, era imposible convertirse en Menkyo-Kaïden (Maestro de Transmisión Plena) de una Escuela. Esa era una Regla (Okite) a seguir cuando un Jikisan Uchi-Deshi o Bessiki-me Uchi-Deshi se convertía en Menkyo-Kaïden (Maestro de Transmisión Plena) de una escuela.

Originalmente, antes de iniciar el entrenamiento, todo interesado debía confirmar su fidelidad hacia la Escuela haciendo Keppan o Heiho kishomon. Actualmente se empieza el estudio y entrenamiento sin keppan, aunque sí se exige al pasar cierto tiempo o alcanzar cierto nivel.

Consiste en una serie de compromisos según la Escuela (Kishô o Kishomon):

Convirtiéndome en miembro, yo me comprometo a:
• No tener la impertinencia de discutir o demostrar detalles de la Escuela a quienes sean o no miembros, incluso con familiares.
• No tener altercados o malversar el Arte contra otros.
• Nunca hacer apuestas o frecuentar lugares de dudosa reputación.
• No cruzar espadas con ningún seguidor de otra arte marcial sin autorización.

Por lo tanto, me comprometo firmemente a adherirme a cada uno de los artículos de arriba. Si quebrara cualquiera de estos artículos asumiré el castigo de Gran Deidad. Juro solemnemente y pongo mi sangre para sellar este juramente con las Grandes Deidades.

Lo anterior se firma en Keppan con su propia sangre (de un corte que puede ser de un dedo o del brazo), en Heiho Kishomon con tinta roja y en su última fase con Ikan y con pulgar.

Nuestro Densho

Todo Linaje antiguo en lo que se refiere a artes marciales japonesas Koryu tiene los denominados Densho de Escuela y/o de Rama, que son nada más y nada menos que los pergaminos enrollados que contienen el nombre, la descripción y la sucesión de conocimientos y de cabezas de la Escuela y/o Rama desde su mismísimo fundador (entre otros datos de especial interés).

En nuestro caso, al ser nosotros una Rama (la Escuela original tiene ya varios siglos de antigüedad), nuestro Densho significa muchísmo, ya que lleva tras de sí una larga estela de Grandes Maestros que lucharon (la mayoría de ellos literalmente) para preservar los conocimientos que hoy en día tenemos el privilegio de poder aprender y transmitir a las siguientes generaciones.

No es esto pues otra cosa más que el inicio de una nueva historia. Historia que esperamos que perdure a través de los Uchi-Deshi y a su vez de los Uchi-Deshi de estos, y así hasta que perdure el máximo tiempo que nuestros sucesores sean capaces (desde aquí les deseamos mucha suerte).

Nosotros, los Jikisan Uchi-Deshi y Bessiki-me Uchi-Deshi de José Miguel Martínez Barrera Doshi, nos sentimos gratamente honrados por el testigo que se nos ha dado y esperamos llevarlo muy lejos en el tiempo, así como transmitirlo a las personas indicadas y no errar en nuestras decisiones en lo relativo a su Legado.

«Si quieres ir rápido camina solo, si quieres llegar lejos ve acompañado»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *